La crisis de la COVID-19 ha actuado como un acelerador claro de ciertas tendencias y ha empujado a los RRHH europeos a replantearse cuál es su función y a qué retos se enfrentan. Estos desafíos han quedado plasmados en un reciente estudio elaborado por PayFit y dirigido por YouGov donde se han entrevistado y encuestado a más de 700 profesionales del área de los recursos humanos en España, Francia, Reino Unido y Alemania.

Durante los últimos meses hemos sufrido, y aún seguimos sufriendo, la pandemia provocada por el coronavirus, que ha desencadenado un cambio de paradigma para cientos de miles de empresas. La transformación digital ha sido el principal reto donde muchas empresas han suspendido por no haber sabido abrazarla a tiempo. Sin embargo aquellos que han sabido adaptarse han conseguido cambiar los modelos estructurales. Con ello se ha cambiado la mentalidad en la producción y en la organización diaria de la empresa. Gracias al apoyo en la digitalización han podido resurgir con un modelo nuevo con el que salir adelante.

Los departamentos de RRHH así lo saben y consideran la digitalización de su área como la principal tarea sobre la que articular este cambio de paradigma. De hecho, España es el país que más estima la necesidad de esta transformación para poder desarrollarse y concentrarse en tareas de más valor añadido. La encuesta elaborada por PayFit y YouGov destaca que el 73% de los encuestados españoles piensan de esta manera, por encima de los franceses (62%), alemanes (61%) y a mucha distancia de Reino Unido (29%).

Los directivos encuestados afirman que a partir de una gestión moderna, automatizada y más completa del sector, las compañías podrán trabajar de una manera mucho más enfocada y directa sobre el desafío estratégico de los empleados y el rendimiento de la empresa. De la misma manera se estará más preparado para reaccionar ante una situación como la que vivimos actualmente.

En esta línea, los departamentos de recursos humanos han tenido que trabajar muy duro desde que comenzara el año para poder enfrentarse a los desafíos que ha provocado la pandemia y poder resolverlos de la forma más eficaz posible. La formación, el bienestar de los empleados o la adaptación a los nuevos tiempos son sólo algunos de los factores que se antojan fundamentales para conseguir empleados activos, felices, productivos y que tengan en gran estima ‘la casa’ para la que trabajan.

Calidad de vida y formación: claves para atraer el talento

La labor del área de los recursos humanos en las empresas va destinada a la captación y gestión adecuada del talento en una compañía. En este sentido, favorecer las condiciones y el bienestar de los trabajadores repercutirá en una mayor felicidad y predisposición del trabajador, que se traducirá en una mayor producción y crecimiento de la empresa.

Una fórmula que el estudio valora sobre muchos condicionantes, pero que enfatiza sobre dos aspectos en concreto: formación y calidad de vida. Para los departamentos de RRHH europeos se eleva como la segunda preocupación con mayor impacto, mientras que en España es el tema más importante para el crecimiento de una organización. En concreto el 52%, y siempre más de diez puntos por delante del resto de países encuestados.

Y es que la inversión de las empresas en formación es una declaración de intenciones por dos razones: el trabajador siente que será mejor profesional y de una manera directa recibe este input como una proposición de confianza y de relación a largo plazo con esa compañía. Por ello, junto con la digitalización, la formación será el pilar fundamental para el crecimiento empresarial en los próximos años. En un mundo tan cambiante -más aún tras la llegada de la pandemia-, los trabajadores mejor formados y que mejor se adapten a las nuevas condiciones marcadas aportarán mayor valor a la empresa.

Pero el reto de los recursos humanos para con los trabajadores no sólo reside en adecuarse al proceso de digitalización y preocuparse por su formación. Como personas, también tienen otro tipo de aspiraciones que van más ligados al desarrollo personal. Las relaciones sociales son indispensables hoy en día y para el 65% de los empleados de la Generación Y, la decisión a la hora de elegir una empresa radica en estas oportunidades, en las soft skills (el ambiente de trabajo, la capacidad para opinar y debatir, la interacción con el entorno de trabajo, etc.).

Junto con la digitalización, la formación será el pilar fundamental para el crecimiento empresarial en los próximos años.

Antes de la pandemia, el principal desafío de los RRHH de Europa se fijaba en el bienestar en el trabajo, pero durante la crisis, esta tendencia no solo se ha confirmado, sino que ha aumentado. De hecho, la necesidad de los empleados para que su empresa y su equipo de RRHH se centre en el desarrollo de su bienestar ha aumentado cinco puntos en los últimos meses.

Por ello, el espectro de desafíos a los que tienen que atender los Recursos Humanos es muy amplio pero todo parte de una misma estrategia. Adecuarse al nuevo medio (digitalización) en este contexto (propuestas y reformas para favorecer nuevos métodos como el teletrabajo) para poner el foco en el trabajador (bienestar y formación) y que esto desemboque en un crecimiento exponencial de la empresa.

Yoann Artus, Country Manager de PayFit.

All copyrights for this article are reserved to Observatoriohr

Quantcast