Desde que el Covid-19 llegó a España a principios de año, se está haciendo notar en una gran cantidad de aspectos. Todos, tanto empleados como empresas, están ajustando su manera de trabajar a la situación actual, y son cada vez más las organizaciones que deciden implantar el teletrabajo. En 2021, más del 30% de los trabajadores trabajará desde casa. Una cifra bastante alta si tenemos en cuenta que a principios de 2019 eran solo el 8%.
La obligación de adaptarse al teletrabajo ha generado una gran demanda de herramientas e-learning, claves para que las compañías puedan seguir impartiendo sus formaciones en remoto, optimizando tiempos y presupuestos. Como consecuencia, los formadores dan mucha más importancia a la evaluación de los contenidos que ofrecen, ya que en la distancia es más difícil saber si estos son 100% eficaces.
Al contrario de lo que se piensa, la evaluación e-learning no forma parte, única y exclusivamente, del apartado final de un curso. Según indica isEazy, la evaluación es un proceso continuo y planificado que comprende todos los aspectos de la experiencia e-learning. De hecho, isEazy establece tres pasos fundamentales para poner en marcha un sistema de evaluación eficaz:
Diseño del plan de evaluación: en el que el formador determinará factores como quién realizará las evaluaciones y, cómo y cuándo se evaluará el nivel de aprendizaje.
Recogida de la información: seguimiento de la actividad de los alumnos, según los criterios y técnicas de evaluación definidos anteriormente.
Toma de decisiones: en base a los resultados, el responsable determina si la formación ha sido exitosa y qué aspectos se pueden mejorar de cara al futuro.
Los beneficios de incorporar procesos de evaluación en e-learning son múltiples para las empresas. Desde cerciorarse de que los objetivos de sus formaciones se han cumplido, así como reconocer las fortalezas y debilidades de sus colaboradores, permitiéndoles hacer hincapié en aquellos contenidos que lo requieran. Un sencillo paso para garantizar la excelencia en cualquier proceso formativo e-learning.

Quantcast