La Asociación Yo No Renuncio, del Club de Malasmadres, la entidad sin ánimo de lucro que lucha por mejorar la conciliación y la corresponsabilidad en España, presentó su nueva etapa, con más acciones y servicios para la comunidad, junto a la encuesta #YoNoRenuncio, que pone datos a las renuncias asumidas por las mujeres madres durante este último año de pandemia. Según el estudio, casi una de cada cuatro mujeres (22%) ha renunciado a todo o parte de su trabajo durante el último año para cuidar de sus hijos e hijas.
De ese 22% de mujeres madres que ha renunciado a todo o parte de su trabajo, un 21% ha cogido excedencias o días sin suelo; un 11% ha solicitado la reducción de jornada al 100%, sin sueldo también; y un 74% ha tirado de sus días de vacaciones para atender a los menores durante las cuarentenas preventivas.

De estos datos se deduce que son las madres las que están costeando, con sus sueldos, las cuarentenas preventivas de los niños y niñas. Y esta era una de las cuestiones que la Asociación Yo No Renuncio ha venido denunciando desde el inicio de la pandemia, solicitando medidas de apoyo a las familias, como teletrabajo obligatorio o bajas para padres o madres.
“Desde que comenzó el confinamiento vimos en nuestra comunidad que las madres estaban absolutamente desbordadas y sin apoyo. En el plazo de un año, lo que detectamos es que el coste de la pandemia lo están sufragando las madres, que están renunciando a su jornada completa, o cogiendo días y excedencias sin sueldo o incluso vacaciones, todo con tal de no dejar a los niños y niñas solos”, apunta Laura Baena, presidenta de la asociación y fundadora del Club de Malasmadres.
“La renuncia, una vez más, se ha destapado como la única solución, pero desde la Asociación Yo No Renuncio creemos que ha llegado el momento de asumir esto como un problema de toda la sociedad y por supuesto de los partidos e instituciones”, añade.
Rechazo al teletrabajo
La encuesta revela que a un 37% de mujeres madres se les ha denegado la opción de teletrabajar a pesar de realizar tareas compatibles con el trabajo a distancia. YNR considera que el teletrabajo no es una medida de conciliación por sí misma si no va a acompañado de una flexibilidad horaria, pero al menos ha sido un gran apoyo para muchas familias que no tienen o han tenido colegio, extraescolares o el apoyo de familiares (abuelos y abuelas) o personal contratado.
La encuesta pone datos a una realidad que la asociación venía denunciando: las madres son claramente las que están soportando los cuidados. Cuando un niño o niña está obligado a mantener cuarentena preventiva, son las mujeres las que se encargan de cuidarlos/as en el 80% de los casos.
La corresponsabilidad no mejora
Al inicio de la pandemia y del confinamiento total de marzo y abril, la asociación y la sociedad en su conjunto confiaba en que la corresponsabilidad dentro de los hogares mejoraría. Todos los ingredientes estaban en la mesa para ponerlo en práctica. Sin embargo, la encuesta desvela que para el 73% de las mujeres que conviven con su pareja la corresponsabilidad se ha mantenido igual o incluso ha empeorado (11%), frente a un exiguo 14% que ha experimentado una mejoría.
Nueva etapa de la asociación
Además, la asociación se pone de largo para presentar una nueva etapa con más proyectos y servicios para su comunidad, como talleres de formación mensuales, asesoramiento legal y gratuito sobre temas de conciliación, debates y jornadas o ejemplos de buenas prácticas de empresas e instituciones. Todos los estudios y campañas realizados hasta la fecha, así como las jornadas y los servicios para la comunidad, se pueden consultar en la nueva web www.yonorenuncio.com.
La asociación pide un Pacto de Estado que cuente con el consenso de partidos, sindicatos, empresas y familias, del que finalmente emane un plan con medidas concretas.
Esto no es Conciliar
Desde que estalló la pandemia, la asociación ha realizado un intenso trabajo para evidenciar la ausencia de medidas de conciliación en España. A través de la campaña ‘Esto no es conciliar’, Yo No Renuncio consiguió casi 300.000 firmas pidiendo medidas extras de apoyo, firmas que llevó a la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, y al ministro de Inclusión, José Luis Escrivá.
Uno de los principales éxitos de la asociación ha sido arrancar el compromiso de la ministra de Igualdad, Irene Montero, de crear, en el primer semestre del año, una mesa de diálogo en torno a la conciliación, en la que se sienten las organizaciones que llevan trabajando en la materia desde hace años.
Ampliación del Teléfono Amarillo de la Conciliación
La Asociación Yo No Renuncio mantiene desde hace dos años el Teléfono Amarillo de la Conciliación, el primer servicio legal y gratuito al que pueden acceder libremente todas las personas que tengan dudas acerca de sus derechos en materia de conciliación. Durante sus dos primeros años de funcionamiento, las abogadas de este servicio han atendido más de 6.500 consultas de toda España.
Marcas comprometidas
La Asociación Yo No Renuncio se abre desde ahora a la colaboración de marcas e instituciones comprometidas con la conciliación, empresas que con sus campañas y medidas internas quieran dar un ejemplo a la sociedad. La asociación realizará encuentros periódicos para conocer y poner en valor las buenas prácticas en materia de conciliación de estas organizaciones.
Talleres para socias
Además, la asociación lanza los nuevos Talleres Yo No Renuncio, una formación exclusiva para socias y socios, que tendrá carácter mensual, y ofrecerá herramientas para convertir a todos los participantes en agentes del cambio social a favor de la conciliación y la corresponsabilidad.
El proyecto cuenta con el apoyo de marcas e instituciones comprometidas, como la Comunidad de Madrid, Junta de Andalucía, Oficina del Parlamento Europeo en Madrid, Más Familia y Legálitas.

Quantcast