Daniel Ruipérez, director de la unidad de talento de Bros Group Executive Search, nos desvela las técnicas de negociación salarial para puestos ejecutivos.
En el contexto de las entrevistas de trabajo, muchos directivos se encuentran con situaciones en las que una buena negociación puede servirles para conseguir esos ansiados objetivos salariales. Sin embargo, tal y como comentaba Daniel, el tema salarial debe ser, precisamente, la última de nuestras preocupaciones cuando buscamos nuevos retos profesionales.
Si la principal motivación es salarial, mal vamos. La mayoría de los ejecutivos que tienen como motivación exclusivamente el aumento de su retribución salarial terminan desencantados a medio plazo
Lo importante de un nuevo proyecto siempre deben ser elementos que nos produzcan bienestar, felicidad y que nos permitan realizarnos como profesionales. Este es el punto más importante, antes de abordar cualquier tema salarial. Si hemos sido capaces de llegar a interiorizar este punto y queremos aprender como negociar esa retribución, estos son los 7 pasos de éxito que te proponemos para tener éxito en la negociación salarial:
1. Prepárate con un buen benchmark
Es importante tener claro nuestro valor real en mercado (puesto, sector, localización). Para ello, puedes preguntar a compañeros/as de profesión, Headhunters, profesionales de HR o revisar estudios salariales que pueden encontrar en webs como Payscale, Linkedin Salary o GlassDoor entre otras.
Así conseguiremos tener claro nuestra banda de negociación conociendo el mínimo que podemos exigir acorde a nuestra situación y siendo realistas.
2. Se claro y realista en tus expectativas
A la hora de comunicar, debemos ser explícitos con nuestras expectativas salariales, no mentir sobre la retribución actual y no usar rangos.
A la hora de hablar de salario, siempre ten en cuenta el fijo, variable y beneficios, para poder tener una imagen amplia del paquete retributivo actual.
Lo habitual / razonable en las expectativas salariales es incrementar un 15/20%.
De cualquier manera, siempre debemos abordar este tema en las fases finales del proceso.
3. Pon en orden tus prioridades
Antes de entrar a una negociación salarial, planteate cuales son los elementos que más valoras para un cambio laboral. Y entonces, prioriza los que sean más interesantes para ti (beneficios sociales, mayor variable, mayor fijo, etc)
4. No temas el “no”
La asertividad es uno de los mejores aliados para una negociación salarial. Nunca temas a decir que no. Hazlo de una manera amable, pero marca de manera clara tus líneas rojas. Es bueno ser flexible pero decide tus básicos primero y luego flexibiliza el resto. Aun cuando la negociación no llegue a buen puerto, querrás dejar un impacto positivo y las puertas abiertas para el futuro.
5. Mantén una actitud positiva
Es siempre garantía de éxito estar relajado en una negociación salarial y mantener siempre una actitud positiva hacia la otra parte. Tienes muchas más posibilidades de llegar a acuerdos si sonríes, te muestras cercano y con una buena actitud a cerrar un buen trato para ambas partes, e incluso realizar alguna concesión que permita el acuerdo. No utilices amenazas, como otras ofertas por ejemplo.
6. Valora el paquete retributivo en global, ampliarás las opciones de negociación
El salario fijo suele ser el punto que más cuesta mover a las empresas, por el impacto claro e inmediato que tiene en las cuentas de resultados de área y de empresa. Si hay posibilidad de variable o beneficios sociales, explora esas áreas. Si nos ofrecen beneficios que no se ajustan a nuestras necesidades, podemos plantear su cobro en el fijo, o como variable asegurado su sustitución por beneficios que encajen con nuestra necesidad.
7. Apóyate en tu Head Hunter
Apoyarte en tu headhunter te dará información valiosa y adaptada a tu perfil aportando, entre otras cosas:
Información para tu benchmark realista y actualizado
Ventajas e inconvenientes del proyecto en su conjunto
Te indicará cuando tus expectativas no son realistas
Te orientará sobre los conceptos retributivos en los que puede haber margen de negociación.
Hará de interlocutor con la empresa, tratando la negociación con un nivel bajo de emocionalidad, y salvaguardando la relación con tu futuro empleador.
En todo caso, en tu negociación salarial, muestra siempre una actitud positiva, de escucha activa y pregunta siempre para entender bien las necesidades y limitaciones de la compañía. Habrá aspectos que tal vez no podrá negociar o incluir en la oferta que conviene conocer para no encallarse en los mismos.

Quantcast