Encontrar bienestar es una meta común para las personas, desde tiempos antes de la pandemia. Sin embargo, nuestra constante conexión en línea durante este tiempo ha creado la necesidad de un nuevo tipo de bienestar: el digital, que según explica Rosalinda Ballesteros, directora del Instituto de Ciencias del Bienestar y la Felicidad de Universidad Tecmilenio, se refiere al consumo de productos digitales en nuestra vida personal, académica y laboral de manera consciente.
El nuevo concepto que surge durante la contingencia sanitaria tiene como objetivo mantener hábitos de uso y consumo de la tecnología saludables. Su importancia radica en impedir que la hiperconexión cause estrés adicional a lo que ya ocurre en nuestra vida diaria, y que podría convertirse en problemas graves de salud a largo plazo, de acuerdo con David Guerra, líder de Bienestar y Salud de Universidad Tecmilenio.
Por ello, para trabajar en nuestro bienestar integral es importante poner límites y una forma de hacerlo es establecer bloques de desconexión digital. El también psicólogo clínico recomienda tres aspectos básicos para lograrlo:
Por cada hora de actividad programa cinco a diez minutos de descanso sin dispositivos.
En estos descansos, levántate y estírate, ve por un vaso de agua o sal a recibir luz del sol.
Lee otro tipo de contenido, por ejemplo, poesía. Este tipo de lectura estimula al cerebro de manera distinta al contenido académico o laboral, y eso ayuda a despejarnos.
Por otro Por otro lado, la doctora Rosalinda Ballesteros señala que es importante:
Leer noticias de sitios confiables solamente una vez al día y parar cuando detectemos que nos provoque ansiedad o estrés constante.
Recordar no hacer comparaciones de nuestra vida con aquellos momentos positivos que comparten otras personas es sus redes sociales, ya que todos pasamos por momentos diferentes.
Una recomendación sencilla: antes de conectarte, pregúntate ¿cómo me beneficiará de manera positiva que lo consuma? ¿cómo me nutre este contenido?

Quantcast