El reino del algoritmo se acerca. A pesar de que aún se desenvuelve en una suerte de modo beta, lo cierto es que su progresión va a ser exponencial y apenas nos va a dar tiempo de sorprendernos de sus diferentes, innovadoras y disruptivas aplicaciones. No cabe duda de que la inteligencia artificial va a crear un nuevo contexto de competitividad para las empresas, pero necesita de un marco normativo que evite caer en “cajas negras” contrarias a los principios de igualdad y no discriminación.

Para leer en su totalidad este artículo de José Domínguez Leandro, socio de Digital Law, IP, Privacy, Corporate M&A de Martínez Echevarría & Rivera, haga clic en el botón.

Quantcast