Vivimos un momento álgido para la mujer, no solo en el mundo profesional sino social e histórico donde, al fin, estamos encontrando el impulso, el espacio y la voz para comenzar a ser valoradas, reconocidas y remuneradas por igual. El término empoderamiento femenino está a la orden del día pero ¿sabes qué implica exactamente?

POR Carla Sánchez, The Holistic Concept,


00:40 | 18 de Diciembre del 2018


Según la Secretaría Confederal de Mujer e Igualdad de CCOO, el empoderamiento de las mujeres se refiere al proceso por el cual las mujeres, en un contexto en el que están en desventaja por las barreras estructurales de género, adquieren o refuerzan sus capacidades, estrategias y protagonismo, tanto en el plano individual como colectivo, para alcanzar una vida autónoma en la que puedan participar, en términos de igualdad, en el acceso a los recursos, al reconocimiento y a la toma de decisiones en toda las esferas de la vida personal y social.


La realidad es que, pese a tener mayor visibilidad, quedan muchos mitos por desmantelar y mucho trabajo por hacer, los datos estadísticos así lo reflejan:

7 de cada 10 empresas en España incumplen la ley de igualdad, las mujeres no llegan a alcanzar el 40% en los consejos de administración, cuanto más grande es la empresa menor es la presencia femenina y tan solo un 9% de las empresas no tiene hombres en los puestos directivos.

A esto podemos añadirle fábulas urbanas que infravaloran el rol de la mujer en el ámbito profesional, alegando argumentos como que las mujeres no tenemos la misma ambición que los hombres, que la idea de éxito nos abruma, que no tenemos capacidad de liderazgo, o que la maternidad nos frena.

Los resultados de un estudio realizado por la consultora KPMG refleja datos muy distintos, a destacar:

–         La ambición de las mujeres aumenta a medida que avanzan profesionalmente.

–         Las mujeres no exageran sus habilidades y son muy claras y honestas acerca de ellas.

–         Suelen quedarse más tiempo en los puestos de alto nivel que los hombres.

–         Hombres y mujeres tienen el mismo comportamiento como líderes.

–         La maternidad no es el factor clave de la desigualdad, dado que las diferencias se manifiestan mucho antes.

–          Las altas ejecutivas acuden y valoran activamente a otras mujeres para trabajar.

–         Consideran los programas de desarrollo internos como factores clave para el desarrollo de su éxito.

–         Las mujeres valoran más que los hombres aquellos acuerdos individuales realizados directamente con su superior.


Da mucho en qué pensar.

En una sociedad donde el hombre ha llevado la batuta, las mujeres hemos abrazado modos y dinámicas masculinas en nuestra búsqueda de libertad, independencia, autonomía y reconocimiento. Con ese aprendizaje se abre una era en la que, poco a poco, estamos volviendo a recuperar nuestra esencia, conservando nuestras virtudes, y a la vez que  empoderadas, con la firme intención de fusionar lo mejor de los dos mundos.

Quizá sea el momento de que los hombres hagan lo propio, abrirse como lo hemos hecho nosotras, abrazar el lado femenino de las cosas y empezar a operar, fluir y liderar integrando nuestros valores, permitiendo así que la sociedad se feminice para crear un verdadero equilibrio.

Agarrense que vienen curvas.

The Holistic Concept App apoya activamente el papel de la mujer en el ámbito laboral y ha desarrollado un programa de Conciliación Familiar y otro para la mujer Embarazada en el trabajo.

Descubre nuestra App y comienza a cuidarte si eres mujer, a cuidar a tu plantilla femenina y promover el bienestar de todos en igualdad.

Tu empresa, tu cuerpo y tu mente lo agradecerán.

http://theholisticconcept.es

*Si te ha resultado interesante este artículo, te animamos a seguirnos en TWITTER
y a suscribirte a nuestra NEWSLETTER DIARIA.

RRHHDigital

All copyrights for this article are reserved to Secciones

Quantcast