El estrés forma parte de nuestro día a día, no solo en el contexto profesional, sino en todas las áreas de la vida, ya que los problemas y los contratiempos seguirán apareciendo en casa, con los amigos, en la pareja, en el ámbito de la salud… siempre habrá algo que tengamos que afrontar y que nos genere tensión. Llegó la hora de aprender a gestionarlo.

Detecta el origen

Nuestro agitado ritmo diario es sin duda un gran enemigo a tener en cuenta ya que, imbuidos en la sobreexigencia de llegar a todo, perdemos el norte fácilmente y permitimos que el estrés se apodere de nosotros. Lo primero que debemos hacer es identificar qué lo causa, en qué escenarios se produce con mayor frecuencia y los efectos que genera en nuestra conducta, física y emocional. Síntomas como exceso de sudor en las manos, respiración agitada, sueño ligero o insomnio, molestias de cuello, falta de concentración, palpitaciones y arritmias, dolores de cabeza recurrentes, o constante mal humor son indicativos de un sistema nervioso al borde del colapso.

Mano estres

Detente a respirar

Cuando sientas que estás a punto de desbordarte es momento de hacer una pausa, el mundo no va a detenerse por ello. Cierra el ordenador, pon el tlf en silencio y comienza a respirar, ve a un lugar tranquilo si es necesario para tomarte unos minutos y aislarte de todo.Realizar respiraciones profundas es una manera inmediata de oxigenar el cerebro, las ideas y regresar a un estado de control. Realiza respiraciones contando cuatro tiempos al inhalar y cuatro al exhalar para equilibrar las tomas de aire; repite este ejercicio al menos cinco rondas.

Existe una relación directa entre el estado del pensamiento y cómo respiramos. Ordenando la respiración también se ordena la mente y es más sencillo regresar al problema con mayor serenidad para poder resolverlo con lucidez y no desde la reacción y el impulso

Interrumpe tu patrón de pensamiento

El exceso de estrés nos sitúa fácilmente en patrones de pensamiento negativos, desencadenando que todo vaya de mal en peor y resulte imposible de gestionar. Cuando percibas que entras en esta dinámica mental pisa el freno de inmediato y regresa al momento presente. Realiza los pasos anteriores y analiza fríamente la situación detectando el foco del problema, qué puedes hacer realmente para resolverlo y en qué no debes perder ni un gramo de tu energía, desecha todo aquello que no aporte una solución o alivio y tómate esos minutos básicos para respirar.La proactividad es esencial a la hora de no perderte en sensaciones dañinas. Una vez que tienes un diagnóstico claro de lo que detona estados de estrés en ti, pasa a la acción y comienza a resolverlos.

Y respira estrés

En The Holistic Concept App hemos desarrollado numerosas prácticas, tanto físicas como mentales, dirigidas a proporcionarte las herramientas que necesitas a la hora de gestionar el estrés, canalizarlo y restablecer la armonía. 

Descubre nuestros programas y comienza a cuidarte. Tu cuerpo y tu mente lo agradecerán. http://theholisticconcept.es

*Si te ha resultado interesante este artículo, te animamos a seguirnos en TWITTER
y a suscribirte a nuestra NEWSLETTER DIARIA.

RRHHDigital

All copyrights for this article are reserved to Portada

Quantcast