@RRHHDigital.com

@RRHHDigital.com

¿Quién no ha experimentado alguna vez un sopor infinito después de la comida? nuestros hábitos son la clave para evitarlo y mantenernos productivos y concentrados tras esta pausa.

Es completamente natural sentirse cansado o tener sueño después de la ingesta, la explicación es sencilla. En ese momento, gran parte de la energía del cuerpo se concentra en el aparato digestivo para procesar la comida y digerirla, tarea que dura entre dos y cuatro horas.

Si comes grandes cantidades o alimentos ricos en azúcares esa sensación será aún más difícil de gestionar, por lo que comer ligero y sano parece la respuesta natural. Sin embargo, hay un paso previo a tener en cuenta. 

Desayuna como un Rey

Un desayuno completo y nutritivo te prepara para afrontar el día con vitalidad y modera la carga alimenticia el resto de la jornada. El dicho  “desayuna como un rey, almuerza como un príncipe y cena como un mendigo” encierra mucha lógica. Tomando un buen desayuno podrás hacer comidas más ligeras y, por lo tanto, más fáciles de digerir sin caer en la temida somnolencia.

Almuerzo ligero

Apuesta por comidas ricas en verde, proteína suave, ave o pescado, y evita el consumo de hidratos de carbono como pasta o arroz. El exceso de azúcares a la hora de comer genera un efecto rebote en el páncreas y acentúa la sensación de cansancio.

Un almuerzo de media hora es más que suficiente para saciar el apetito y retomar la actividad sin sentirte pesado.

Trabajador comida

Actividad física

La hora de la comida también es perfecta para hacer deporte si tienes un intervalo largo en tu horario de almuerzo. El ejercicio tiene un efecto activador, especialmente si es cardiovascular ya que despierta, pone en marcha la circulación y oxigena el sistema nervioso. Después puedes hacer una comida nutritiva pero ligera.

Tu rutina deportiva es sin duda un antídoto contra el cansancio.

Y cuando el sopor azota…

¡Qué te dé el aire!

Abre la ventana de la oficina y realiza respiraciones profundas, si tienes diez minutos para dar un pequeño paseo aún mejor. Nada como oxigenar y moverte para sacudir el cansancio física y mentalmente.


Empleado mira móvil

Organiza tu agenda

Y si tienes tendencia al sueño hagas lo que hagas, intenta planificarte  para colocar las tareas menos exigentes justo después de la comida, de modo que no tengas que hacer grandes esfuerzos de concentración.

Otra opción es cerrar las reuniones a la hora del café, de forma que interactuar con otras personas te aporte un estímulo extra que te mantenga dinámico.

Descansa

Esto es sin duda lo soñado, hacer una pequeña siesta o desconectar un rato con los ojos cerrados si te lo pide el cuerpo.

En The Holistic Concept App encontrarás prácticas perfectas para hacer una pausa relajante y recuperar tu energía después de la comida, ejercicios de respiración, escáner corporal y relajaciones guiadas que te harán sentir renovado y fresco cuando retomes la rutina, solo necesitas encontrar un lugar tranquilo y unos auriculares.

Descúbrenos y comienza a cuidarte, tu cuerpo y tu mente lo agradecerán.

*Si te ha resultado interesante este artículo, te animamos a seguirnos en TWITTER
y a suscribirte a nuestra NEWSLETTER DIARIA.

RRHHDigital

All copyrights for this article are reserved to Portada

Quantcast