Actualidad

Cinco competencias psicológicas que te pueden ayudar en tu carrera profesional

Cinco competencias psicológicas que te pueden ayudar en tu carrera profesional

Conocer la mente humana es algo que ha hecho de la Psicología algo realmente importante. Aunque muchos pueden pensar que tener conocimientos en ese terreno es algo que queda relegado al campo de la salud, lo cierto es que hay ciertas competencias que pueden potenciarse si se tienen conocimientos psicológicos. Desde la dirección de equipos a la elaboración de campañas de marketing. El abanico de campos beneficiados por el buen conocimiento del ser humano es enorme.

Gracias a los centenares de cursos de psicologia que puedes encontrar en España, puedes conseguir esa especialización en competencias relacionadas con el mundo de la psicología que tanto buscas y tan necesaria es. Si quieres destacar como profesional dentro de este campo tan vinculado a la salud mental, o incluso en cualquier otro en el que te puedas nutrir del conocimiento de la mente humana, tienes la tranquilidad de contar con el apoyo de la mejor formación posible en cualquier materia relacionada.

A pesar de que la oferta es enorme y de calidad en cuanto a formación, es importante saber cuáles son las competencias clave a desarrollar para mejorar como profesional en casi cualquier sector. La psicología es un campo inmenso y repleto de propuestas, y si logras acertar con las más adecuadas, te garantizamos que podrás acercarte mucho más al éxito.

De todas las que existen, estas son las 5 competencias psicológicas fundamentales para ti como profesional. Domínalas y podrás solventar problemas y crecer muchísimo más en el mundo laboral.

    1. Capacidad analítica

Un buen profesional debe saber entender el desarrollo de los sucesos y las consecuencias de estos mismos. Es un paso inicial totalmente obligatorio a la hora de construir una estrategia de cualquier clase, como también para construir respuestas eficaces para excepciones que puedan ser importantes. Hay que saber desgranar un problema o un fenómeno y diferenciar sus elementos principales para poder actuar en consecuencia y con planificación previa.

Ser capaz de analizar una situación o preverla es esencial para cualquier empresa, y eso es algo que se va perfilando en base a la experiencia y a la preparación que se tenga. Sobre todo en situaciones de presión es cuando una buena capacidad analítica sale a relucir, y eso es algo que solo se consigue con la formación adecuada.

    2. Conciencia emocional

El ser humano no puede existir sin emociones, y eso lleva a la importancia de tener una buena conciencia emocional para poder tener una autogestión casi perfecta. Saber identificar qué nos sucede, qué lo provoca y cómo podemos solucionarlo es algo muy importante para maximizar nuestro rendimiento, sobre todo en momentos de gran presión y en los que se necesita que estemos rindiendo al máximo para llevar adelante cualquier proyecto.

Entendernos a nosotros mismos es esencial, y a veces es algo bastante difícil. Teniendo ciertos conocimientos de psicología es posible tomar las medidas adecuadas para ajustar nuestro comportamiento a la realidad y poder sacar lo mejor de cada ocasión.

    3. Empatía

La empatía es primordial en cualquier puesto de trabajo y actividad laboral que se desarrolle, sobre todo en aquello que implique trabajar como parte de un equipo, sea liderándolo o como uno de sus componentes, o incluso tratar con clientela. Hay que saber ponerse en el lugar de otras personas para detectar sus necesidades y su estado, así como sus reacciones. Es fundamental dominar esta competencia para tener una buena convivencia con el equipo y conseguir buenos resultados.

Saber cómo ven el mundo otras personas y ajustarse a su visión para perfilar una estrategia, detectar qué problemas hay entre compañeros y saber cómo resolverlos partiendo de sus diferentes perspectivas. La empatía es de lo más útil para cualquier gran profesional, de ahí que sea una de las competencias psicológicas más prioritarias a la hora de crecer como profesional.

    4. Gestión del estrés

Llevamos un ritmo de vida repleto de estrés, y las situaciones de presión son algo de lo más habitual también en el trabajo. Saber gestionar el estrés y conseguir una respuesta eficaz para mitigarlo no se convierte solo en una prioridad para mejorar en el mundo laboral, también lo es para poder llevar una buena calidad de vida en líneas generales.

Saber maniobrar en situaciones donde haya una gran presión, saber reducir el impacto de esta y actuar con eficacia para conseguir respuestas de calidad en todo momento es muy importante, sobre todo en el caso de estar en un puesto de gran responsabilidad dentro de un negocio. Dominar esto ayuda tanto para responder eficazmente y también para que puedas sobreponerte ante cualquier dificultad con rapidez.

    5. Capacidad de comunicación

Seguramente lo hayas visto alguna vez mientras estudiabas: un profesor con un conocimiento brutal, pero con una capacidad para enseñarlo realmente nula. Para ser un buen profesional no solo hay que dominar una o varias materias, también hay que saber transmitir para que el mundo pueda entenderte. Fallar en eso es un error de base.

Para trabajar en equipo, para realizar presentaciones, para contactar con clientes, o incluso para tener un buen trato con otras personas. Es fundamental ser consciente de lo que se quiere comunicar y cómo se debe hacer. Esto, aunque hay quienes lo dominan de forma innata, es un campo en el que se suele requerir siempre una gran preparación.

Solo cinco de todo un mar de propuestas. Domínalas y podrás llegar mucho más lejos de lo que piensas.

*Si te ha resultado interesante este artículo, te animamos a seguirnos en TWITTER
y a suscribirte a nuestra NEWSLETTER DIARIA.

RRHHDigital

All copyrights for this article are reserved to Portada

Mostrar mas

Articulos Relacionados

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Close