Actualidad

Salud mental y entorno profesional

Los trastornos mentales han sido estigmatizados a lo largo de la historia por miedo e ignorancia. El panorama actual no ha cambiado tanto, ya que las enfermedades mentales aún suponen un gran obstáculo para la integración social de quienes las padecen y sus familias.

Datos estadísiticos reflejan que el 90% de los suicidios están ligados a uno o varios trastornos mentales, entre los que la depresión es el más frecuente. Si tenemos en cuenta que éste es uno de los síntomas más señalados del estrés, no podemos descartar que el trastorno mental afecta directamente al entorno laboral.

Estrés malestar

A la gente no le gusta hablar de ello, pero iniciar una conversación abierta y hacer una reflexión común es necesario para crear un cambio de percepción y naturalizar lo natural, lo que siempre ha formado parte del ser humano. Según la OMS, los trastornos mentales serán la principal causa de discapacidad en el mundo en el año 2030, ¿sorprendido?

Hay dos grandes escenarios a analizar. Por un lado están las enfermedades congénitas como la bipolaridad o la esquizofrenia entre otras, que se manifiestan a edades tempranas y que, según el grado, implican un gran desafío social.

Por otro, están los trastornos espontáneos que cualquiera de nosotros puede experimentar, genética aparte, como episodios de neurosis, depresión, ataques de ansiedad o desarrollar un TOC… Más de 1 millón de personas padecen un trastorno mental grave en nuestro país y 1 de cada 4 personas sufrirá algún tipo de problema mental/emocional en alguna etapa de su vida. Este es un problema que, nos guste o no, nos afecta a todos.

Quienes lidian con enfermedades mentales desean la misma vida feliz que anhela cualquier persona y eso incluye tener un buen trabajo. Con estadísticas que muestran que 1 de cada 4 adultos tiene un trastorno de salud mental diagnosticable o está expuesto a desarrollarlo, ha llegado el momento de ser proactivos y sensibles en nuestras políticas de salud laboral.

Equipo oficina

A diferencia de otras enfermedades o discapacidades físicas, tener una enfermedad mental no siempre es visible para los demás y se diluye especialmente en el ámbito profesional, un arma de doble filo que dificulta aún más la inclusión, ya que da pie a malinterpretaciones. Por ejemplo, a ojos de los compañeros puede parecer que la persona afectada no está haciendo bien su trabajo, lo que también obstaculiza que se le dé el apoyo que necesita.

¿Qué podemos hacer para sensibilizarnos y cambiar el enfoque? Darle voz. Mi socia Marta Sánchez-Moreno estará en el próximo SBC Forum 2019 participando en una mesa redonda sobre salud mental en el trabajo.

Todos los contenidos de la plataforma The Holistic Concept están dirigidos a cuidar las emociones de las personas y proporcionarles las herramientas necesarias para afrontar los picos de estrés, gestionar la tensión y mejorar su equilibrio psicofísico.

El cambio llega cuando hay aceptación. Como empresa  ¿haces algo para cuidar de tus empleados? Crear una atmósfera de apertura y pasar a la acción es la clave para la prevención y la integración.

Compra aquí tu entrada para el SBC Forum 2019

*Si te ha resultado interesante este artículo, te animamos a seguirnos en TWITTER
y a suscribirte a nuestra NEWSLETTER DIARIA.

RRHHDigital

All copyrights for this article are reserved to Portada

Mostrar mas

Articulos Relacionados

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Close