Todos los negocios se vieron afectados al inicio de la pandemia, pero especialmente para las pymes, el impacto se sintió con una contundencia casi demoledora: un contundente 75% de propietarios de estos negocios afirma que la COVID-19 ha impactado negativamente en sus negocios. Según el U.S. Small and Medium Business Digital Transformation Study, un estudio de transformación digital realizado hace un año, el 64% de las pequeñas y medianas empresas declararon que eran optimistas en cuanto al crecimiento de sus ingresos.
En la misma encuesta de SMB Group, realizada este año y copatrocinada por Workday, el 83% dice que las aplicaciones empresariales basadas en la nube han supuesto una herramienta de gran valor para sostener el negocio durante la pandemia, y el 34% declara que la situación generada por el coronavirus aceleró sus inversiones y adopción en tecnología. Hasta un 67% de los encuestados afirman que expandieron o establecieron un nuevo programa de trabajo desde casa debido a COVID-19. Paralelamente, un 57% dice que planea aumentar su presupuesto para apoyar el trabajo desde casa durante el próximo año.
Todo esto pone sobre la mesa cuál es el camino que las pymes tienen que seguir para la recuperación: asegurarse de tener disponible y actualizado tanto el talento de sus equipos como su tecnología.
Los motivos por los que las pymes son más vulnerables
Las empresas medianas suelen tener reservas de efectivo limitadas, lo que significa que tienen menos margen para soportar la caída de los ingresos debido a situaciones imprevisibles como la del confinamiento de la población durante semanas. Además, muchas empresas medianas carecen del ancho de banda necesario para adaptar rápidamente su cadena de suministro y sus procesos de producción afectados por la pandemia.
Otro factor es la prevalencia de las empresas medianas en las industrias más afectadas. En los países que forman parte de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el 70% de los negocios de las industrias afectadas —como el comercio minorista o la hostelería— son empresas medianas.
La pandemia también ha hecho más difícil afrontar los desafíos de atraer y retener el talento. Antes de esta situación, las pymes ya competían por captar talento con empresas más grandes que probablemente ofrecían mejores salarios o más reconocimiento de su nombre. Además, las empresas medianas tienden a carecer de una infraestructura interna de recursos humanos para desarrollar programas sólidos de reclutamiento y retención, lo que puede tener un gran impacto en el crecimiento de una empresa.
Pero la pérdida de negocio causada por la pandemia añade complejidad a la forma en que las pymes gestionan el talento, especialmente porque muchas también tienen que despedir o reducir las horas de sus empleados.
Sin embargo, lo que hace que las empresas medianas sean vulnerables a la pandemia también son las oportunidades de salir fortalecidas después de la recesión.
Ante una crisis, la respuesta es aprovechar las oportunidades
Volver a la oficina físicamente pasará previamente por garantizar la salud y la seguridad de los empleados, pero la estrategia de recuperación del lugar de trabajo también debería incluir el fortalecimiento y la readaptación de la fuerza de trabajo. Los trabajadores deben descubrir cómo pueden adaptarse a condiciones rápidamente cambiantes, y las empresas tienen que aprender a adaptar a esos trabajadores a las nuevas funciones y actividades.
La amplia adopción del trabajo a distancia ha permitido que los empleados continúen haciendo sus funciones y también ha eliminado los obstáculos basados en la ubicación que impedían a las empresas medianas reclutar a los mejores talentos. La valoración de las habilidades tecnológicas está comenzando a tomar más protagonismo para la selección de personal y ha hecho que muchos descubran cómo trabajar desde casa.
Camino a la recuperación: invertir en software de análisis de datos
Para muchas empresas medianas, la interrupción del trabajo presencial confirmó el valor de la tecnología basada en la nube como herramienta crítica para sostener la actividad de negocio. Pero el valor de la tecnología basada en la nube va más allá de ayudar a las empresas a sobrevivir a la crisis mundial: la tecnología es el gran apoyo de las empresas para conseguir el éxito en el futuro. Gracias a las soluciones de Workday, reunir y analizar de forma eficaz datos financieros, de personal y operativos está ayudando a las organizaciones a descubrir formas de hacer frente a la pandemia mientras construyen un futuro modelo de negocio.
Artículo escrito por Adolfo Pellicer, Country Manager de Workday para España y Portugal.

Quantcast