En marzo de 2020 el COVID-19 llegó a nuestras vidas y, con él, un nuevo horizonte en la gestión de nuestros negocios. La incertidumbre y la necesidad de adaptarnos a las nuevas reglas del juego forman parte ahora de nuestro día a día y nuestras conversaciones de café.
¿Cómo sobrevivir y salir de esta situación de forma exitosa?
En este contexto, Great Place To Work® publica el Manifiesto: La empresa del 2021. El estudio cuenta con la colaboración de empresas certificadas bajo la metodología de la consultora, con el objetivo de entender su grado de recuperación, dificultades presentes y retos a los que se enfrentan en este nuevo escenario.
Este documento recoge las conclusiones obtenidas, así como iniciativas y prácticas que están poniendo en marcha las empresas referentes en la gestión de personas.
Los retos de 2021
Adaptación
Para asegurar la seguridad y la salud de las personas en la bienvenida a la nueva normalidad, las compañías estudiadas han adoptado diferentes medidas. El modelo híbrido, que acoge el trabajo remoto y presencial, ha sido una de las fórmulas más comunes. En este sentido, organizaciones, como Admiral Seguros, han apostado por modificar de forma rápida las instalaciones.
Según Isabel Arribas, Head of Employee Experience de Admiral Seguros, “se ha trabajado rigurosamente para cumplir en materia de seguridad y salud, a fin de que a nuestro regreso todas/os podamos sentirnos tranquilas/os, implantado sistemas de aproximación en todos los accesos, analizado e implementado las posibles mejoras en controles integrados y consumos más eficientes, revisado nuestra ergonomía/confortabilidad.
“Estamos ahora creando nuevos espacios más adaptados al coworking, la creatividad, encuentro personal, etc», concluye Arribas.
Negocio
En cuanto a las políticas enfocadas al negocio, el estudio destaca la inversión en proyectos de data de las compañías. Se precisa otorgar más relevancia a la figura del analista de negocio o investigador de mercado, ya que el mundo está cambiando a una velocidad vertiginosa y se necesita tener personas dentro del equipo enfocadas en entender estos cambios para poder adaptarse mejor.
En aras de contribuir al éxito del negocio, crece en importancia el establecimiento de un ecosistema de comunicación transparente que garantice una visión compartida sobre el propósito de la compañía y su estrategia en el corto y largo plazo.
El estudio destaca también el desarrollo de nuevas metodologías de trabajo que están implementando las compañías, para agilizar los tiempos de respuesta y dar una cobertura total al cliente, teniendo en cuenta que ellos también han vivido un cambio de paradigma.
Digitalización
En este nuevo escenario se pone de manifiesto la necesidad de que sean los líderes los impulsores del cambio digital. Sin embargo, también cobra relevancia la creación de corresponsabilidad en el propio empleado, que será también protagonista del cambio, buscando un equilibrio entre beneficio y empresa.
Las empresas entrevistadas abogan por un diseño de teletrabajo que englobe desde la comunicación interna hasta los procesos de onboarding en remoto. Así como la flexibilidad a la hora de adaptarse a las necesidades respecto trabajo oficina/casa, flexibilidad horaria (4 días a la semana).
Las competencias digitales son un elemento crítico para todos los empleados y es importante que las conozcan. El estudio recoge Best Practices, como, por ejemplo, la implementada por Vodafone ‘You can be digital’, que nace para permitir a los empleados conocer sus fortalezas y desarrollar aquellas competencias que más necesiten.
Cultura
En estos momentos, todos hemos aprendido la importancia de poner en el centro el bienestar y el cuidado de las personas.
Las empresas entrevistadas para este estudio apuestan por el apoyo psicológico individualizado, el fomento de la cercanía, sobre todo en los momentos difíciles, y la flexibilidad total en las peticiones particulares. En estas circunstancias, han proliferado las iniciativas que promueven la salud y el bienestar de los colaboradores y sus familias: seguro médico, juegos para erradicar el sedentarismo o beneficios para promover una alimentación saludable.
Entre las best practices, el estudio recoge la iniciativa de compañías que elaboran anualmente un estudio interno para identificar necesidades de información de los colaboradores y evaluar el interés generado con las noticias compartidas en su intranet. O estrategias de Storytelling en el proceso de selección, enfocadas en contar a los candidatos cómo sus colaboradores consiguen desarrollarse personal y profesionalmente trabajando en ellas, y aportando métricas sobre cómo valoran la compañía como lugar para trabajar.
“Nuestra experiencia, reforzada por nuestros estudios en anteriores crisis, nos lleva a la reflexión de que las empresas alcanzan una rápida y pronta recuperación con una estrategia de poner a las personas en el centro. Explica María Vento, Directora de Diagnóstico Cultural y Ranking Best Workplaces en Great Place To Work®. “Ahora más que nunca, es clave recoger ideas por parte de las personas y contar con su compromiso para reinventar los modelos de negocio y crear nuevas formas de aportar valor a los clientes”.
+ información

Quantcast